Education Charter International


The delegation of CCLP Worldwide at European Parliament
10/07/2014, 8:58 am
Filed under: World

This slideshow requires JavaScript.


The High Level Delegation of CCLP Worldwide led by Amb. Dr. Enrico Davide Gavello (Head of Diplomatic Mission to the EU) and Dr. Prasad Meherunkar (Director, ITCDC, CCLPW), Prof. Dr. Alessandro Bertirotti ( Academic Council Member) with Prof. Dr. Igino Autuori (Academic Council Member) participated at Education and Culture committee session at European Parliament (Brussels) on 6th October 2014.


2 Comments so far
Leave a comment

PROYECTO DE INVESTIGACIÓN CIENTIFICA (ESPAÑA)
a) Jesús nuestro señor, y como soldado de cristo, que fuimos, bautizados, realizada, nuestra primero comunión, y recibimos la confirmación, y el sagrado voto de amor por el matrimonio, hoy felizmente casados con hijos y nietos, seguimos atentos y alertas en nuestras garitas, siempre atentos y vigilante, para detectar el mal, y a cualquier enemigo que quiera atentar, contra nuestras, instituciones, personas y medios de cualquier país de ese planeta aún que desde la cúpula celeste fue creado por la divinidad, del principio y fin de todas las cosas, al principio, Jesucristo y sus soldados hoy en perfecta vigilancia de las tinieblas, hoy la luz, y con esa luz y el entendimiento de las y buenas-venturanzas del hijo y los soldados de cristo, en sus diferentes niveles de conocimiento, se disponen, a trabajar otro día, para intentar, equilibrar la balanza, del lado del bien en una.
Investigación científica, y desarrollo de un proyecto: en marcha de título:.
(“Sistema biométrico, de control de movimiento y posicionamiento de personas”),
b) Qué dará la situación global de las personas que viajen por tierra, mar, y aire, a nivel, Europeo, y Global, en función del Mapa de ciudades situadas, y su localización y posicionamiento, utilizado los ya situados en la red satelital, y los servicios que presta a los ciudadanos e instituciones, utilizado, la tecnología de medos de comunicación y tecnología de control, biométrico, por control central, tecnología-punto a punto, vía y control, del red internet, anclada conectada por control satelital, dotada de sonido y control visual, interconectada, a las redes territoriales de control y mando policiales y de seguridad, de viajeros, militares y policiales, europeas y mundiales.
Director del Proyecto: Dr. Ing. SE. D. Jenaro Romero Pastor, DS.c Ph.d.
D.N.I. 00549611-A- ID. CARD 10001045- http://www.cclpworldwide.com/esi
Comisario Jefe en Educación y Seguridad, Registro Comisión Europea,
c) Vicecanciller, Catedrático, y Miembro de FAS Federación de Científicos Americanos,
Acompañado de su equipo de profesionales, bajo su mando compuesto por doce profesionales, todos ellos, con grado de Doctor en diferentes áreas de las ciencias.

Comment by Jenaro Rosemary Shepherd

COMUNICADO: CORRUPCIONES PERICIALES:

Los casos de corrupciones periciales realmente escandalosos, con precedentes, jurisprudencia y doctrina aplicable, y agradeceremos a los perjudicados por la corrupción pericial que nos faciliten copia de informes o dictámenes así como de vídeos de peritos corruptos.
Estamos trabajando en un proyecto internacional sobre vídeos forenses y quisiéramos plantear la problemática que nos encontramos con las peritaciones judiciales realizadas por funcionarios cobrando honorarios por alguna de las partes en procedimientos civiles.

1. Fenomenología de las corrupciones
2. Dificultades para el estudio de la corrupción pericial. Fuentes
3. Tipologías y taxonomías de las corrupciones periciales más conocidas
4. Artículos y noticias publicadas sobre peritos, pericias y sus problemáticas
Toda fenomenología de la corrupción, de cualquier tipo de corrupción, es difícil y siempre discutible. El estudio riguroso de la corrupción política, al igual que la corrupción judicial o la policial, requiere de métodos, recursos, tenacidad y cierto amor al riesgo. Muy rara vez son recompensados los esfuerzos y, casi siempre, el investigador acaba investigado, descalificado, difamado, acusado y criminalizado. Hace falta mucho talento, tenacidad y capacidad de sacrificio o abnegación, incluso en el más simple y claro de los casos, para acumular e interpretar gran cantidad y variedad de indicios de corrupción, o de pruebas indirectas, y más valor aún hace falta para exponerse al denunciarlas. Tal vez sean necesarios auténticos peritos en probar la corrupción, y quizá estos deban empezar por conocer bien la propia corrupción pericial.

La corrupción pericial es un fenómeno muy oculto, poco investigado, y bastante complejo, porque tiene una casuística y una tipología que sólo puede ser comprendida por expertos muy próximos al procedimiento judicial en el que haya intervenido un perito corrupto. Los afectados, por lo general, quieren olvidar lo antes posible lo que ya no tiene remedio, y los profesionales no quieren complicarse en enfrentamientos en los que hay poco que ganar, y mucho que perder. Sin embargo, la corrupción pericial existe, y no parece que vaya a dejar de existir. Su historia está condicionada por las leyes de enjuiciamiento y también por decisiones políticas que afectan al nombramiento, competencias y remuneración de expertos que participan en procedimientos judiciales, siendo muy distintas las acumulaciones y las tendencias en diferentes jurisdicciones. Por ejemplo, las perversiones periciales en Cataluña son diferentes a las andaluzas, gallegas o a canarias, aunque las leyes de enjuiciamiento sean las mismas, porque son diferentes las políticas de las Consejerías de Justicia, Decanatos y Juzgados que tienen costumbres muy diversas.

Las fuentes de información para conocer las corrupciones periciales no son muchas, y tampoco son objetivamente neutras. Lógicamente, como ocurre con cualquier otro tipo de corrupción, el beneficiado por el perito no va a dar nunca ninguna información sobre su corrupción, y los perjudicados rara vez llegan a comprender bien lo que ha ocurrido, y casi nunca pueden documentarlo. Los juzgados y tribunales que son las mejores testigos de las corrupciones periciales no suelen colaborar con este tipo de investigaciones, aunque siempre hay algún juez, secretario o funcionario inteligente y generoso con su tiempo capaz de percibir lo que no se debe permitir en la Administración de Justicia. Y a veces, nos han hecho el favor de comentarnos casos auténticamente perversos en los que un perito, o una “banda de peritos” si ha corrompido intentando corromper un procedimiento. En cada caso, la corrupción se ha desarrollado de una manera diferente, y esta investigación pretende facilitar que cada forma de corrupción pericial pueda ser identificada de manera clara y distinta, como diría Descartes en su método.

La clasificación de las corrupciones periciales puede hacerse según muy diversos criterios, priorizando la jurisdicción civil, penal, contencioso-administrativa o laboral, las diversas especialidades técnicas, científicas o artísticas de los peritos, o bien, como aquí vamos a intentar, por la relación que se establece entre el perito y el juzgado, las partes, sus abogados, procuradores y cualquier otro interlocutor que pueda intervenir directa o indirectamente en la pericia. Así, los nombramientos periciales por parte de un juzgado son los que concentran el mayor riesgo de perversión, porque el juzgado otorga al perito una presunción de veracidad, imparcialidad e independencia, y en definitiva, de ejercer un poder e influencia a través de su criterio, incomparablemente mayor que en cualquier otro tipo de pericia, hasta el punto de que incluso podría dudarse de que exista corrupción pericial en los peritajes de parte, ya que en estos lo único que puede haber ante un juzgado es falsedad o mendacidad del perito de parte. Sin embargo, es el nombramiento pericial en el juzgado el que origina la auténtica corrupción de un procedimiento en el que haya necesidad de artes o saberes científicos y técnicos, y por supuesto, la economía real de esa prueba pericial la que mejor explica su funcionalidad o corrupción. Posiblemente sea la peritación privada el único antídoto contra la corrupción pericial, y más aún si se plantea como contra-peritación o meta-peritación.

La economía pericial es trascendental porque pequeñas variaciones en los planteamientos, ejecuciones, ratificaciones y pagos de pericias pueden tener consecuencias económicas mucho más importantes. Así, el criterio de un perito, cuyos honorarios se limitan a unas pocas horas de trabajo, por muy caras que se paguen, puede tener consecuencias económicamente cuantiosas en el resultado del procedimiento. La relación entre coste de la pericia y valor principal en juego puede ser de varios órdenes de magnitud, multiplicando por miles de veces su efecto en el caso de tasaciones de bienes muy valiosos o en valoraciones de daños muy grandes a amplios colectivos.

El error, la negligencia y la perversión pericial pueden ser considerados por su propia responsabilidad, dolo, imputabilidad e intención, o bien por el perjuicio que objetivamente causan a alguna de las partes en un procedimiento judicial.

Los funcionarios no deben de peritar en favor de una parte en ningún procedimiento judicial, y por lo tanto, no deberían de cobrar ninguna cantidad por emitir informe o dictamen de ningún tipo. En cualquier asunto judicial en el que una parte pueda sentirse perjudica por la opinión de un funcionario, puede pedir responsabilidades civiles al Estado, por lo que antes de comparecer en cualquier tipo de procedimiento judicial, la instancia de la Administración, sea Municipal, Autonómica, Estatal o de la que dependa el organismo para el que trabaje, debe de ser muy consciente del riesgo que asume. Por todo ello, muy especialmente nos interesan los las corrupciones periciales de funcionarios

Artículos y noticias publicadas sobre controversias y corrupciones periciales (podemos comentarlas más ampliamente porque consideramos que las relaciones entre la prensa y los peritos suelen ser escasas, desencontradas y parciales) de comentar ciertas sombras policiales,

Últimamente, muchos peritos judiciales de toda España está siendo imputados por graves acusaciones, andan a la greña entre ellos para defender oscuros intereses o por presidir colectivos profesionales que pretenden exclusivas impresentables al servicio de la “soñada” administración de Justicia.

Mientras, el ciudadano -mejor dicho, el justiciable- sufre carencias de imparcialidad y neutralidad que se le suponen al experto en materias sobre las que debe dictaminar por mandato judicial. El nombramiento del perito en nuestro sistema legal se efectúa cuando las partes en litigio alejan posturas, son contradictorias o resultan irreconciliables. La realidad informa que los jueces suelen reproducir los informes periciales en sentencia al abordar el tema de controversia en la seguridad que el experto ilumina a la magistratura en su leal saber y entender.

Ahí es donde algunos espabilados que se presentan como expertos hacen negocio y sustantiva cajas. Saben además que, si les pillan, el vigente Código Penal es muy benevolente con tan impropio proceder. Los artículos 459 y 460 sólo contemplan penas de inhabilitación y ridículas multas. Jamás pisaría la cárcel, por tanto, quien se supone colabora con la Justicia aportando un conocimiento especializado.

La normativa para regular estos profesionales es prácticamente inexistente. En la práctica son nombrados entre quienes proponen colegios y colectivos profesionales. También hay otros ‘peritos’ que se presentan como judiciales sin ser nombrados como tales utilizando en sus informes parafernalia que parece conferir a sus dictámenes y conclusiones apariencia, y carácter, oficial.

Además, para mayor abundamiento, la sempiterna picaresca española hace que algunos peritos ‘de parte’ (propuesto por alguno de los litigantes en un pleito) se apelliden interesadamente judiciales, ‘forenses’, ‘investigadores’ y un sinfín de supuestas especialidades criminológicas, reconstructores de accidentes, etc…. que confunden sobre su supuesto carácter oficial y judicial.
Inclusive, dicha realidad logró crear grupos de ‘peritos judiciales’ entre quienes realizan parte de su trabajo en los juzgados. Algunos colectivos marcan el terreno en ciertos partidos judiciales; otros, hasta se permiten expedir títulos y carnets de apariencia parapolicial con el único fin de conferir supuesto carácter oficial y vender la pericia al cliente que se cree ganador.

Los colectivos más descarados sólo alcanzan a sonrojar a muchos abogados, jueces y fiscales cuando tratan de procesar judicialmente sus teóricas expertas con informes que no resisten mínimo análisis y suelen estar vendidos al cliente que lo propone en el procedimiento judicial.

Pero el problema fundamental es que muchos peritos nombrados o admitidos por la Justicia, sin embargo, logran engañar al sistema porque conocen bien sus carencias y cuentan con ausencia de expertos que les repliquen en estrados; poquísimos expertos serios aceptan estar en éste mercadeo. Atentamente:

Dr. Ing. Jenaro Romero Pastor, DS.c, Ph.D. D.N.I: 00549611-A
Perito Judicial
ID CARD: ICRM/011012/JRP

Comment by Jenaro Rosemary Shepherd




Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s



%d bloggers like this: